Medidas Alternativas al Encarcelamiento

01.08.2011 15:37

 

Observatorio de cárceles - OCA

Medidas alternativas al encarcelamiento

Ramiro Llanos Moscoso

Una forma de sancionar los delitos cometidos por las personas es el encarcelamiento, es decir sacar de las calles y de sociedad a los infractores. Encerrarlos en un lugar con muros altos y rejas fuertes a las personas infractoras y poner tres cruces al lugar de encierro donde indica la sentencia y olvidarse de ellos y ellas, pensando que al interior de la cárcel mejorarán su conducta, supuestamente preparándose con un buen comportamiento para volver, después de varios años, “rehabilitado” al seno de su familia y retornar a la sociedad para contribuir a ella y ya no dañarla.

Aunque estén encerrados y los hayamos mantenido separados de la sociedad, las personas privadas de libertad retornarán a la comunidad y lo harán por el cumplimiento de los años de encierro y sentencia, o por los méritos a través del cumplimiento de un 50% de su pena (extramuro), o libertad condicional cuando hayan cumplido un 75% de la pena y esto si ha demostrado una buena conducta.

Lo anterior, expuesto de manera tan puntual, no se cumple en las cárceles bolivianas porque no hay disciplina en las cárceles, no hay una clasificación real que certifique los méritos; las carpetas que llegan a los jueces sobre las clasificaciones en los distintos períodos del sistema progresivo no son válidas y no demuestran el grado de avance del comportamiento y buena conducta del privado de libertad; no hay criterios de mejoramiento de vida de los internos porque no se fomenta el trabajo ni el estudio y, por el contrario, hay mucho desgaste del tiempo libre, no hay noción de lo que significa la rehabilitación, ya que el personal nunca ha sido especializado y sólo responde a la improvisación. Por otro lado no hay ambientes ni espacios físicos para acercarnos a criterios reales de una arquitectura penitenciaria, los ambientes actuales han sido superados por el hacinamiento, el deterioro y saturación de servicios básicos.

Y lo peor es que no hay reglamentos en los recintos penitenciarios, nadie sabe lo que se debe hacer con esta infraestructura, ni con el personal, no se sabe cómo administrar la alimentación, el consumo de agua y energía eléctrica, no se conoce de dónde salen los recursos para el funcionamiento de los recintos penitenciarios, no existe criterio sobre el papel que deben cumplir los policías y la suma de todo esto convierte a los centros penitenciarios en generadores de violencia y delincuencia.

Quienes tienen la desgracia de ingresar a las cárceles como detenidos preventivos o sentenciados, lamentablemente empeoran su situación personal, se enferman, desmejora su conducta, se hacen personas renegadas con la sociedad por el maltrato recibido, se pierden en el consumo de alcohol y drogas, se hacen duros de carácter por el trato que reciben, muchos de ellos salen en peores condiciones a las que ingresaron.

Por todo esto nos preguntamos, ¿no será mejor buscar alternativas al encarcelamiento?, como la conciliación Art. 377 del Código de Procedimiento Penal, Arts. 65, 66, 67 de la Ley 025 Ley del Órgano Judicial; detención domiciliaria Art. 58 del Código Penal, Art. 240 del Código de Procedimiento Penal y Art. 196 al Art. 198 de la Ley de Ejecución Penal y Supervisión; sustitución de pena por trabajo Art. 138 de la Ley de Ejecución Penal y Supervisión; traslado a carceletas por acercamiento familiar Art. 37 de la Ley de Ejecución Penal y Supervisión.

Otras medidas alternativas que también podrían ser utilizadas serían la utilización de manillas electrónicas para la detención domiciliaria, las cámaras de vigilancia en las puertas de las cárceles para evitar ilícitos, cumplimiento del régimen cerrado en cada uno de los centros penitenciarios, que permitirán una reducción importante de la delincuencia y darán seguridad ciudadana a las bolivianas y bolivianos.

El autor es ex Director General de Régimen Penitenciario y Docente UPEA.

Fuente:

http://www.eldiario.net/noticias/2010/2010_09/nt100909/1_05opn.php